Problemas de salud en la asistencia sanitaria debido a los incidentes de ciberseguridad: momento de hacer un chequeo.

ENISA emite recomendaciones clave para proteger los servicios e infraestructuras de la salud en línea (eHealth).

El impacto potencial de una interrupción en los sistemas de información de un hospital puede ser devastador. La pérdida de un servicio o un fallo de un dispositivo médico debido a un ataque informático remoto (por ejemplo, a través de la fuerza bruta y ataques DoS) puede tener importantes repercusiones. Este tipo de incidentes de seguridad cibernética han tenido un gran impacto en los servicios de salud, con riesgos para la vida y las extremidades de los pacientes, exponiendo a las instituciones y los sistemas de atención sanitaria a un riesgo para su reputación. La asistencia sanitaria está ganando espacio en la agenda política. De hecho, los Estados miembros de la UE [1] la suelen considerar como una infraestructura crítica. ENISA, en colaboración con más de quince Estados miembros y dos países de la AELC, ha elaborado un estudio para identificar medidas que los responsables políticos y el sector privado deberían tomar para mejorar la seguridad y la resistencia de los sistemas de salud en línea . Este estudio se centra en tres casos reales de amplio uso, a saber, la historia clínica electrónica, los servicios nacionales de salud en línea (por ejemplo, la receta electrónica) y los sistemas de salud en línea que cuentan con el respaldo de servicios en la nube.

El Director Ejecutivo de ENISA, Udo Helmbrecht , comentó sobre este informe: «La complejidad y la interdependencia de los sistemas de salud en línea han aumentado de manera constante. Garantizar la disponibilidad, integridad y confidencialidad en la salud en línea es una tarea difícil tanto para los proveedores como para los beneficiarios. ENISA busca cooperar con todos los interesados para mejorar la seguridad y la privacidad de todas las infraestructuras y servicios de salud en línea ».

Dicho informe recomienda tomar, entre otras, las siguientes medidas:

  • Las autoridades nacionales de ciberseguridad deberían identificar los activos críticos de la salud en línea y llevar a cabo evaluaciones con el fin de mitigar los riesgos
  • Los responsables políticos deberían introducir directrices de seguridad cibernética de referencia para las infraestructuras y los servicios de salud en línea
  • Los profesionales de la salud en línea, junto con los agentes del sector público, deberían configurar un mecanismo de intercambio de información para compartir buenas prácticas y conocimientos sobre las amenazas y vulnerabilidades.

Estos resultados fueron validados por numerosos expertos de los sectores público y privado en un taller abierto [2] organizado junto con la Comisión Europea el 30 de octubre de 2015.

Las nuevas tecnologías, como la computación en la nube, los dispositivos inteligentes y el Internet de las cosas, ya representan el motor de innovación que necesita la salud en línea. En 2016, los desafíos de la ciberseguridad seguirán aumentando junto con los servicios, por lo que ENISA se centrará en la adopción de la computación en la nube por parte de los proveedores de salud y en llevar a cabo un análisis sobre los hospitales inteligentes.


[1] https://www.enisa.europa.eu/activities/Resilience-and-CIIP/critical-infrastructure-and-services/Methodologies-for-identification-of-ciis

[2] https://www.enisa.europa.eu/activities/Resilience-and-CIIP/workshops-1/2015/ehealth-workshop

El informe completo se puede leer aquí :

Información técnica: Dimitra Liveri, experta en NIS, Dimitra.liveri@enisa.europa.eu

Para entrevistas y consultas relacionadas con la prensa, póngase en contacto con: press@enisa.europa.eu , Tel. +30 2814 409576

Tags:

Subscribe

Documents & Links