Chiquita y los desechos alimentarios en la lucha contra el cambio climático

En Chiquita hacemos todo lo posible para reducir los deshechos alimentarios como parte de nuestra lucha contra el cambio climático. Estamos tomando roles estelares en nuestra industria, ya que el calentamiento global daña múltiples cultivos incluyendo las bananas, las cuales son uno de los alimentos clave básicos para millones de personas y el cuarto cultivo alimentario más importante en el mundo.

Más de 100 billones de bananas son ingeridas cada año, haciéndolo el cuarto producto agrícola más popular en el mundo. Cambios en el clima – particularmente demasiada o muy poca lluvia y temperaturas extremas, ya sean de calor o frío, pueden tener un serio impacto en los cultivos de banana. Nos sentimos igual de apasionados por proteger nuestras deliciosas bananas Chiquita que por proteger el ambiente en el que ellas crecen. En este artículo le daremos un vistazo más cercano a las acciones que estamos tomando para alcanzar un futuro más sustentable.

Desperdicio de comida y clima

Disminuir el desperdicio de comida es una parte integral de nuestros esfuerzos. ¿Sabía usted que una persona promedio en Estados Unidos y Europa bota a la basura más de 100kg de comida cada año? Al rededor del mundo, aproximadamente 1.3 billones de toneladas de comida se desperdician cada año, lo cual equivale $1trillon de dólares perdidos.

El desperdicio de comida también tiene un impacto enorme en la emisión de carbono. Cuando los elementos orgánicos como la comida se descomponen, producen metano, un potente gas invernadero que acelera el cambio climático. Si el desperdicio alimentario fuera un país, sería el tercer país con más alta producción de CO2en el mundo, liberando 3.3 billones de toneladas cada año. El desperdicio de comida también genera más gases invernadero que todos los vuelos comerciales del mundo. ¡Imagínelo!

Por esa razón nos sentimos fuertemente comprometidos con disminuir el desperdicio alimentario como parte clave de nuestra promesa de combatir el cambio climático. A un nivel más alto, estamos reduciendo nuestra emisión de carbono a través de ‘30BY30’, nuestro programa de reducción de carbono. Este proyecto es parte de nuestra estrategia de sostenibilidad icónica “Detrás del Sticker Azul”, la cual se encarga entre otras cosas de asegurar de que ninguna banana sea desperdiciada.

Luchar contra el desperdicio alimentario: en las fincas

Somos agricultores de corazón: cuando nuestras deliciosas bananas crecen felices en las fincas empezamos a trabajar para asegurar que ninguna vaya a ser desperdiciada. Si una de las bananas no cumple con los estándares de exportación, se transforma en puré de banana o harina de banana (la cual es increíble para cocinar). Tenemos una planta en Costa Rica donde 65 toneladas de bananas al año son procesadas en puré o harina. Las bananas golpeadas son obsequiadas a los granjeros, los cuales las utilizan para alimentar a sus animales.

Nada en las fincas se desperdicia -las partes no comestibles de las plantas de la banana son utilizadas para proteger la tierra y conservar la humedad. También son increíbles fertilizantes naturales y los animales locales, insectos y ranas aman alimentarse de las trincheras de compostaje lo cual es increíble para la biodiversidad. También, en Costa Rica contamos con un biodigestor ingenioso el cual transforma materiales de planta en energía sustentable para las instalaciones.

En transporte: Cuando se envían nuestras bananas en un viaje largo hasta el hogar de los amantes de las bananas, las transportamos en contenedores Chiquita especiales y ultra eficientes con atmósferas controladas que aseguran que se van a encontrar en el estado perfecto de maduración cuando lleguen a los estantes de la tienda. También hemos actualizado nuestra logística para asegurar que nuestras bananas siempre están en el lugar correcto en el momento correcto.

En distribución: Chiquita cree que no hay una razón para desperdiciar deliciosas bananas que son demasiado largas o del color incorrecto. Por ello donamos las bananas sobrantes a bancos de comida o instituciones benéficas. Hasta la fecha, Chiquita ha donado más de 15 millones de libras de bananas a Feeding America, la organización nacional de alivio del hambre más grande de los Estados Unidos.

En el hogar: También sugerimos a los amantes de las bananas que participen: tenemos muchas fantásticas recetas en nuestra página web para bananas muy maduras, prácticos consejos de cómo mantener las bananas frescas durante el mayor tiempo posible, recetas para bananas congeladas (¡el helado de banana es el mejor!) y hasta interesantes maneras en las cuales utilizar las cáscaras de banana. Dato Curioso: Los aceites en las cáscaras de banana las hacen un excelente humectante natural. Las cáscaras también pueden ser utilizadas en un zapato de cuero antiguo para darle un brillo amigable con el ambiente.

La Lucha contra el desperdicio de comida sigue

Nos sentimos muy orgullosos de nuestras bananas. ¡Son una increíble fruta! Están llenas de minerales como potasio el cual es muy importante para el funcionamiento normal del sistema nervioso y para la salud muscular. También son una fuente natural de fibra y no contienen grasa ni colesterol. Como pueden ver no solo son deliciosas sino también increíbles para ti. Así que la próxima vez que compres de nuestras deliciosas bananas en la tienda, puedes estar seguro de que formase parte de manera pequeña en la lucha contra el desperdicio de comida y el cambio climático.

www.chiquita.com

Subscribe

Media

Media