25 años proporcionando trazabilidad digital de los instrumentos quirúrgicos

Hace 25 años cuando se lanzó la solución de gestión de suministros estériles de Getinge, T-DOC, fue la primera solución en todo el mundo que ofrecía a los centros sanitarios pasar de la trazabilidad de los instrumentos quirúrgicos en papel a la trazabilidad totalmente digital. Desde entonces, Getinge ha seguido innovando la solución junto con los clientes para satisfacer las crecientes demandas de la atención sanitaria digitalizada.  

 

Cuando el T-DOC de Getinge salió al mercado en 1996, aportó una forma fácil, segura y que ahorraba tiempo al personal sanitario para garantizar una trazabilidad completa, así como para optimizar la utilización de instrumentos y dispositivos. Los instrumentos se limpiaban, desinfectaban y esterilizaban, para ser entregados a tiempo para cada cirugía. 

"Durante las primeras instalaciones, el personal del departamento central de suministros estériles (CSSD) aplaudía. Atrás quedaban los días de seguimiento de los instrumentos con bolígrafo, papel y aplicadores de etiquetas. Estaban muy contentos con el paso a la tecnología digital, ya que les permitía ahorrar tiempo y, por tanto, ofrecer una mejor atención al paciente", afirma Lars Søndergaard, director de gestión de productos y desarrollo empresarial de gestión de suministros estériles de Getinge. 

A Lars, que siempre se ha dedicado a la programación y ha construido toda la estructura arquitectónica, le gusta llamar a T-DOC su pequeño bebé. Un producto que ha crecido hasta convertirse en una solución líder del mercado en países de todo el mundo. En 2004, se convirtió en la primera solución de gestión de suministros estériles y trazabilidad del instrumental quirúrgico que ofrecía configuraciones multisitio, lo que permitía a los grupos de hospitales o regiones conectar varios hospitales en el mismo sistema T-DOC. 

"Estos grandes proyectos con varias sedes y la interconexión con toda la infraestructura informática del hospital son cada vez más habituales. Es beneficioso para los hospitales tener sistemas que se comunican entre sí. Todos nuestros proyectos se llevan a cabo en estrecha colaboración con los clientes para crear una solución a medida que responda a sus necesidades exactas. A menudo, las necesidades se convierten en nuevas y geniales características del producto de las que se pueden beneficiar más", dice Lars. 

Aunque T-DOC se ha desarrollado constantemente a lo largo de los años, el núcleo sigue siendo: que es fácil y eficiente de usar. Otro ahorro de tiempo añadido a T-DOC es la función de automatización. 

La optimización del uso de la mano de obra puede lograrse de muchas maneras, y aprovechar la automatización en el flujo de trabajo de reprocesamiento de instrumentos es una de ellas. Las soluciones automatizadas permiten ahorrar tiempo al reducir la manipulación manual en un determinado paso. Además, se ahorra tiempo y se reducen las interrupciones", explica Lars. 

Todo lo que rodea a T-DOC y sus perfeccionamientos hace que Lars sienta una gran pasión por su trabajo. Lo mismo ocurre con la gente con la que trabaja, y algunos de ellos también llevan desde 1996 formando parte de toda la trayectoria de T-DOC. 

"Desde el principio nos hemos divertido mucho haciendo esto juntos. La innovación requiere una buena colaboración, así es como conseguimos grandes cosas juntos", dice Lars. 

Una de las personas de su equipo es Anna Funder, que se incorporó a Getinge hace 10 años. En la actualidad, es la directora de producto de T-DOC. 

"Siempre he deseado trabajar en la mejora de los productos sanitarios digitales. La atención sanitaria es muy importante y me inspira trabajar en este ámbito. La digitalización bien hecha es una forma de apoyar al personal del hospital en su trabajo diario, y una forma de optimizar la utilización de los recursos de la mejor manera posible", afirma. 

Impulsada por la creación de valor para el cliente, Anna disfruta trabajando con un producto que se basa en 25 años de aportaciones y experiencia de personas que utilizan la solución profesionalmente cada día. 

"Damos un apoyo local cercano respaldado por un conocimiento global. Tanto si las solicitudes se refieren a la automatización, al seguimiento de un solo instrumento, a las soluciones de carros de cajas, a la gestión de existencias, a la facturación o a funciones más complejas, T-DOC es el cerebro y ofrece la solución completa", explica Anna. 

Durante la pandemia, T-DOC también ha desempeñado un papel importante. Muchos hospitales han tenido una gran rotación de personal y, para los nuevos recursos con prisa, la facilidad de uso ha permitido una rápida incorporación y asegurarse de que se han seguido todos los procedimientos para garantizar la calidad y la seguridad de los pacientes. 

"Muchas cirugías se han cancelado o trasladado, pero T-DOC se adapta a los cambios constantes de horario y se asegura de que los productos se sigan entregando a tiempo", explica Anna. 

Actualmente, el equipo está trabajando en la próxima versión de T-DOC, que aportará muchas nuevas funcionalidades. 

"Por ejemplo, estamos estudiando cómo responder a la creciente demanda de soluciones basadas en la nube, pero también cómo mejorar las interfaces de usuario y añadir nuevos informes y cuadros de mando", revela Anna. 

Tanto Anna como Lars están deseando que llegue el momento de seguir digitalizando la asistencia sanitaria y de que T-DOC, también después de 25 años, siga creciendo y floreciendo con las necesidades de los clientes. 

Subscribe

Media

Media